Niños en la nieve

Con niños y a la nieve

Ahora que ha vuelto la nieve, ya no tenemos escusa para salir con nuestros pequeños a la calle y disfrutar con ellos de esta maravillosa sensación que nos deja cada nevada.

La diversión está asegurada. Y además la disfrutamos tanto o más que ellos, con lo que la complicidad va a ser máxima. Pues, al fin y al cabo, todos seguimos teniendo nuestro lado niño guardado en alguna parte. Y de vez en cuando está bien dejarlo salir. Así que, con este escenario que ahora tenemos, cómo no aprovecharlo para compartir la experiencia.

Eso si, no nos precipitemos. Antes de nada, lo primero es prepararse para la nieve. Lo cual conlleva elegir bien nuestra ropa y calzado de abrigo. Que sea cómoda, cálida e himpermeable. Porque no hay peor sensación con la nieve que sentir como se humedece tu cuerpo, y en especial tus pies.

Para evitarlo, nuestras botas altas para niños son muy calentitas, ya que están forradas con borreguillo interior, y además pesan muy poquito, con lo que no impedirá que puedan moverse y correr por la nieve con agilidad y sin esfuerzo.

Al final, si salimos preparados, solo nos quedará disfrutar de una divertida jornada de hacer muñecos, tirar bolazos y echar carreras por la nieve. Disfrutar al máximo y volver a casa con la sensación de haber pasado un día perfecto con ellos.

Dicho esto... ¡A la nieve!

Comentarios
    Todavía nadie ha escrito ningún comentario
Deja un comentario
captcha Recarga captcha
* Campos obligatorios
Privacidad y protección de datos